FUJICOLOR 200 24/36 EXP. 2+1

Nuevo

  • 24
  • 36

Mas información

Las películas fotográficas se han utilizado para hacer fotos en blanco y negro y color durante más de cien años. Todavía hay muchos usuarios que las utilizan regularmente, así como en ocasiones especiales, bien con sus cámaras fotográficas convencionales o formando parte de cámaras de un solo uso. Las películas negativas en color, una vez reveladas, se utilizan para hacer copias en color. Además, se pueden escanear los negativos o, incluso, las copias ya impresas para disponer también de imágenes digitales.

 Fotos para ver y compartir

Fotos para ver y compartir

Por su propia naturaleza, las películas fotográficas alcanzan su verdadero sentido cuando han sido reveladas y positivadas en papel fotográfico. Actualmente, con las cámaras digitales se hacen muchas fotos, pero muchas de ellas se quedan perdidas en una tarjeta de memoria o en un ordenador. Las fotos que hagas con una película, las llevarás a revelar y en poco tiempo tendrás tus copias impresas a todo color para ver, compartir y disfrutar con tus familiares y amigos.

 Sensibilidad a la luz

Sensibilidad a la luz

Las películas fotográficas ofrecen distintas sensibilidades a la luz, que se expresa con un número ISO. Así, por ejemplo, una película con sensibilidad 100 ISO es menos sensible a la luz que otra de 200 ISO o 400 ISO. Cuanto mayor sea el número ISO, más sensible es la película a la luz y, por tanto, se necesita menos luz para captar la foto.

A plena luz y retratos

A plena luz y retratos

Las películas de menor sensibilidad, como las de 100 ISO, resultan ideales para fotografiar en situaciones con mucha luz, tales como en exteriores con luz solar intensa, como suele ocurrir durante las vacaciones de verano, pero también en la playa y en la nieve, por ejemplo. Estas películas son también ideales para hacer retratos ya que te permiten usar una abertura amplia del objetivo (un número f/ pequeño) de tu cámara, para desenfocar el primer plano y el fondo, y hacer destacar al sujeto fotografiado.

 Ambiente y acción

Ambiente y acción

Las películas más sensibles, de 400 y 800 ISO, por ejemplo, se recomiendan para fotografiar en situaciones con luz escasa, conservando la sensación real del ambiente, o acciones rápidas, como las actividades deportivas. Una película rápida te permitirá “congelar” la acción, así como evitar que las fotos salgan movidas si sujetas la cámara con las manos o utilizas teleobjetivos.

Con todo detalle

Con todo detalle

Si quieres conseguir fotos con el máximo detalle, así como captar unas luces más tenues, deberás utilizar una película con poco grano —las películas fotográficas incorporan granos de plata en su composición—, es decir, poco sensible, por lo que necesitarás más luz para captar una imagen. Una película de sensibilidad media, de 200 ISO, por ejemplo, te permitirá conseguir resultados excelentes en las condiciones de luz más habituales, ofreciendo un excelente equilibrio entre sensibilidad a la luz y grano fino.

Marca la diferencia

Marca la diferencia

Posiblemente tengas en casa cámaras fotográficas que llevas algún tiempo sin usar. O quizás hayas recibido recientemente alguna cámara antigua de algún familiar. No las arrincones y desmárcate de los demás. ¡Marca la diferencia! Carga un carrete de película, haz fotos, solo o acompañado de tu pareja, tus hijos o tus amigos, y redescubrid la gratificante experiencia fotográfica con película.